logo


Ariel Petruccelli

Traté de que mi tropa tuviera el mismo punto de vista que yo
en cuanto a la situación y fracasé, no estaba preparada para mirar
con optimismo un futuro que debía ser avizorado a través
de brumas tan negras en el presente.
Ernesto Guevara [4]

…no es lo mismo ser derrotado que doblegado.
Perry Anderson [5]

Crisis de la teoría y teoría de la crisis

¡Crisis del marxismo! La expresión, y la idea, son tan antiguas como la doctrina. Y el hecho quizás lo sea más: la primera crisis fue detectada en 1850, tras el fracaso de las revoluciones europeas de 1848, y cuando todavía no existía ningún grupo político o intelectual que se autodenominara “marxista”.6 Se ha hablado tanto sobre la crisis del marxismo, y se han visto tantas veces en ella los síntomas de su inminente defunción, que fácilmente se podría caer en la tentación de ignorar las actuales voces de alerta o regocijo. Por otra parte, claro está, hay buenos argumentos para rechazar con firmeza la idea misma de que exista algo lo suficientemente homogéneo como para que merezca ser llamado “marxismo”, en singular; siempre hubo marxismos: una infinidad de corrientes políticas y teóricas que se consideran marxistas. Así, pues, en vista de la historia del pensamiento inspirado en Marx y de la diversidad de sus manifestaciones, se podría decir que el materialismo histórico es el pensamiento de la crisis permanente.7 Incluso, mientras se deslindan responsabilidades, se podría preguntar con ironía: ¿cuándo no estuvo en crisis el marxismo?; se dirá que lo que está en crisis es el marxismo-leninismo, o el marxismo político, pero no el teórico, el vulgar pero no el sofisticado, etc.

Y sin embargo no. Hay indicios de que el siglo XXI coloca a los distintos marxismos ante desafíos inéditos por sus alcances. Como nunca antes, esta tradición enfrenta el riesgo de su disolución.

Extraña idea, por cierto. ¿Cómo se podría disolver algo que, bien mirado, no existe? ¿Cómo se puede hablar de disolución del marxismo si se acepta que desde siempre existieron muchos marxismos? La clave pasa por indagar qué hizo que autores y corrientes tan diversas se consideraran marxistas. Y que quede claro: no se trata de diversidad de matices, sino de divergencias de fondo. Diferencias políticas, teóricas y filosóficas. Diferencias que no pocas veces se dirimieron a sangre y fuego. En política el marxismo dio lugar a posiciones revolucionarias y reformistas. Y dentro de estas dos grandes alas hubo divisiones que sería erróneo considerar menores (una perezosa y extendida tentación de la actualidad). En filosofía hubo de todo: marxismos hegelianos de diverso tipo, marxismos positivistas, existencialistas, estructuralistas, analíticos, intentos de fusionar a Kant con Marx, marxistas influidos por Spinoza, por Husserl, por Heiddeger, por Schelling, por Schiller, por Croce, por Piaget… Ni siquiera faltaron los marxismos teológicos (o cuando menos influidos por problemáticas teológicas), tales los casos de Benjamin, Bloch o Dussel. En teoría económica el abanico va desde los defensores acérrimos de la entera concepción de Marx, hasta quienes recusan una idea tan básica y fundamental como la teoría del valor-trabajo. La historiografía incluye trabajos de un esquematismo tan brutal que da vergüenza, y obras tan eruditas y refinadas como La lucha de clases en el mundo griego antiguo, de Geoffrey E.M. de Sainte Croix, o La formación de la clase obrera en Inglaterra, de Edward Thompson. Y así se podría seguir.

¿Qué hay de común entre todos estos autores y corrientes? La inspiración en Marx, y no mucho más. Hay también, desde luego, convicciones socialistas compartidas; pero interpretadas de maneras extremadamente diversas. Para complicar el panorama no todos los socialistas ni todos los socialismos fueron marxistas. De hecho el socialismo es anterior al marxismo. Y tampoco todas las doctrinas revolucionarias modernas son de inspiración marxista:  el anarquismo es el caso más notorio y universal (y el más estimulante desde una perspectiva radical), pero no sería justo ignorar a las corrientes revolucionarias provenientes del nacionalismo, el cristianismo o el mahometanismo, no siempre, sobre todo las últimas, influidas por el marxismo. Finalmente, numerosos autores han empleado y continúan empleando libremente a Marx, sin considerarse marxistas.

Hay un hecho, sin embargo, indiscutible. Durante décadas el atractivo del marxismo logró que intelectuales de formación y orientaciones sumamente dispares produjeran considerándose parte de su tradición, y que organizaciones militantes igualmente disímiles lucharan bajo su bandera. El marxismo gozaba de una hegemonía indisputada dentro del pensamiento y la práctica de las izquierdas.

Las razones de este éxito son de índole teórica y práctica. O mejor dicho, ha sido la excepcional combinación de potencia teórica y eficacia práctica lo que convirtió a la línea de pensamiento iniciada por Marx en la principal fuerza de las izquierdas.

En el terreno teórico la estatura de Marx como pensador no tiene paralelo dentro de la tradición socialista; y la misma amplitud, diversidad y alcance de sus trabajos los hacían igualmente atractivos para intelectuales muy diferentes. Marx legó unos pocos pero filosos principios filosóficos, una crítica devastadora de la modernidad industrialista, el mejor análisis del funcionamiento y desarrollo del capitalismo disponible en su tiempo, los rudimentos de una concepción materialista de la historia y una estrategia política para derrocar al capitalismo. Su pensamiento se extendía, pues, de la filosofía a la política, pasando por la economía (que fue, con mucho, el principal centro de sus preocupaciones). Pero él y su amigo Engels también escribieron sobre historia, y su enfoque de la economía siempre fue profundamente sociológico. En la obra de Marx había ciencia, pero también filosofía y metafísica. Había mucho realismo, pero también fuertes dosis de utopía. Había análisis sumamente complejos y por momentos técnicos, pero también vehementes llamados a la acción. El atractivo intelectual de su obra es indiscutible, y las mismas ambigüedades, cambios de orientación y contradicciones existentes en su seno propiciaron una gran pluralidad de lecturas, amén de la posibilidad de quedarse con su ciencia pero rechazar su política, o abrazar su política pero criticar su ciencia, o aceptar su filosofía pero no su política, etc.

La segunda razón que explica la hegemonía del marxismo deviene de los éxitos prácticos del movimiento, combinados con su orientación revolucionaria. Como alguna vez apuntara Perry Anderson,

ha habido corrientes dentro del movimiento obrero que han rivalizadocon él en cuanto a intransigencia combativa –el anarquismo español, por ejemplo–, pero sin eficacia como movimientos de transformación social. Ha habido también corrientes de considerable eficacia práctica –como la socialdemocracia sueca en sus buenos tiempos–, pero sin ninguna conquista radical. El capitalismo ha caído ante las fuerzas que luchaban contra él sólo allí donde el marxismo ha conseguido el predominio entre ellas.8

La combinación de imponencia intelectual y eficacia política atraía naturalmente a los intelectuales de izquierda y a los militantes políticos y sociales hacia el marxismo. Cada vez menos, conforme transcurría el siglo

XX, hacia los partidos comunistas oficiales –su dogmatismo, su autoritarismo y su burocracia los hacían poco atractivos–, pero sí ciertamente hacia un marxismo interpretado y re-interpretado en diferentes claves, y muchas veces como una crítica explícita a los dogmas y la práctica comunistas. Pero fueran cuales fuesen las críticas que se formularan a los modelos ruso, chino o cubano subsistía el hecho de que eran ellos los únicos que se habían mostrado capaces de derrocar al capitalismo; y allí donde existía un movimiento de masas de carácter revolucionario, casi invariablemente era marxista.

Esta situación se ha transformado radicalmente tras el desmoronamiento de la URSS y de las “democracias populares” europeas. El socialismo ha dejado de representar una alternativa real, existente, de organización social a gran escala. Desde 1989 el mundo es casi enteramente capitalista. Y allí donde no lo es plenamente, lo que hay son sobrevivencias pre-capitalistas o “extrañas” organizaciones sociales (fruto de las combinaciones más dispares) que sobreviven en los límites del capitalismo sin representar ninguna amenaza evidente para él. Y también están China y Cuba, por supuesto. La primera imponente, aunque más no sea por sus dimensiones; la segunda entrañable, por lo increíble de su historia y su resistencia. En ellas los Partidos Comunistas continúan en el poder, cuando sus homólogos europeos se desmoronaron hace más de una década. Pero ni China ni Cuba tienen hoy nada que ofrecer al pensamiento socialista. La conversión de la economía china hacia formas capitalistas es vertiginosa, y su brutal régimen político ningún atractivo puede ejercer. El compromiso de la dirigencia cubana con el capitalismo es menos entusiasta, y su régimen político menos brutal (nada comparable a la matanza de Tiananmen ha ocurrido en la isla caribeña); pero ni su economía puede competir con la de los países capitalistas centrales, ni su organización política reconoce mayores libertades ni propicia una mayor participación ciudadana. Finalmente, los objetivos más radicalmente emancipadores de la tradición socialista distan de estar realizándose en Cuba.

La caída estrepitosa o la conversión económica de los bastiones socialistas podría explicar por qué el atractivo del marxismo ha disminuido en los últimos años. Pero no habría que exagerar. Los problemas vienen de mucho antes. Profundas tensiones han atravesado a la teoría y a la práctica marxistas, y esas mismas tensiones, condiciones de posibilidad o causas de las crisis, han sido también condiciones de posibilidad y causas del desarrollo teórico.

Un poco de historia

A lo largo del siglo XX fue haciéndose evidente que la concepción revolucionaria que alentaba el marxismo –con independencia de sus matices– se hallaba en serios problemas. Ya antes de la Primera Guerra Mundial era indudable que la práctica de las organizaciones marxistas europeas era sustancialmente reformista, a pesar de su retórica revolucionaria. El estallido de las acciones bélicas, el 14 de agosto de 1914, demostró que la socialdemocracia no sólo era incapaz de empuje revolucionario: también era incapaz de defender el internacionalismo tantas veces proclamado y de realizar acciones contundentes en contra de la guerra. Una minoría de la Internacional, sin embargo, permaneció fiel a la perspectiva internacionalista y en oposición a la guerra; y fueron miembros de esa heterogénea y díscola minoría –los bolcheviques liderados por Lenin– quienes tomaron el poder en Rusia en octubre de 1917 (noviembre en el calendario gregoriano).

La Revolución Rusa abrió un nuevo capítulo en la historia de la humanidad. Por primera vez el socialismo pasaba a ser una forma real y específica de organización social, y no sólo un ideal ético o un movimiento político ideológico. El triunfo bolchevique dio nuevos impulsos a la lucha revolucionaria mundial inspirando acciones insurreccionales que se extendieron por buena parte de Europa9, y en las que los dirigentes rusos veían los síntomas de un inminente estallido revolucionario general que llevaría al poder, cuando menos, a los revolucionarios alemanes. Pero la tormenta pasó. Hacia 1921, en el preciso momento en que los bolcheviques derrotaban a todos sus adversarios en la guerra civil y se afianzaban en el poder, ninguna otra revolución había triunfado. Lenin, Trotsky y sus seguidores se hallaban aislados. El poder soviético había sobrevivido, pero se encontraba rodeado por Estados hostiles. Y el costo de la victoria había sido espeluznante. Lejos de recibir el auxilio de una desarrollada Alemania socialista, con el que había soviética real desapareció luego de 1921. Los revolucionarios que con heroísmo habían derrotado a la reacción ensuciaron sus manos con la matanza de anarquistas y otros izquierdistas en Kronstdat. Las voces disidentes internas fueron acalladas una a una, y un oscuro personaje, Stalin, se convirtió en el nuevo Gengis Khan: un monarca no reconocido que actuaba dictatorialmente mientras concentraba un poder cuasi-absoluto.

Por otra parte, desde 1919 el movimiento obrero internacional se halló dividido. Luego de la debacle socialista del 14 de agosto de 1914, los opositores internacionalistas –Lenin y Trotsky entre ellos– evaluaron la posibilidad de fundar una nueva internacional. Pero no estaban convencidos. Se suponía que una nueva internacional sólo sería creada si podía contarse con la adhesión de un segmento mayoritario del movimiento obrero, que rompiera con la antigua organización. Como ese no parecía ser el caso, los revolucionarios se abstuvieron de tomar semejante decisión. Más bien se pensaban a sí mismos como una minoría que actuaría dentro de la Segunda Internacional. Pero en 1919, envalentonados por sus éxitos, los bolcheviques –apoyados por varios grupos de seguidores mayormente europeos– proclamaron fundada la Tercera Internacional.

La nueva organización desató grandes expectativas y alentó nuevas esperanzas. Pero a excepción de la república de los soviets, en ninguna parte logró atraer a un número mayor de adherentes que su rival reformista. A partir de ese momento el movimiento obrero se dividió en dos alas irreconciliables entre sí; y esa brecha ya no se habría de cerrar.

Durante los años 1930, mientras el mundo capitalista vivía una crisis económica sin precedentes, la economía soviética crecía a pasos agigantados y se industrializaba a ritmo militar. Sus éxitos económicos llamaron la atención incluso de sus adversarios más intransigentes: no pocos hombres de negocios –desconcertados por la crisis interminable que se abatía sobre las economías capitalistas– se preguntaban si no habría llegado la hora de transformar la organización social emulando el experimento de Stalin. Aunque la prédica contrarrevolucionaria y anti-soviética continuaba sin pausa en los medios conservadores, la Rusia stalinista ganaba simpatizantes por doquier. Pero la conciencia socialista, adormecida y chantajeada por Stalin, no se resignó. Perseguidos y muchas veces aislados, militantes e intelectuales disidentes alzaron sus voces de protesta. Criticaron los métodos brutales propios del estalinismo y la falta de democracia dentro de la URSS. Mostraron los límites del crecimiento económico de Rusia, que disponía de la “ventaja” de comenzar desde un nivel sumamente bajo de industrialización. Denunciaron las matanzas atroces y el desastre agrícola a que dio lugar la colectivización forzosa de los campos de labor. Cuestionaron la política exterior soviética y la estrategia del Comintern. La obra cumbre de este tipo de literatura es sin dudas La revolución traicionada, de Trotsky. Pero se escribieron muchas otras, inferiores quizás en calidad literaria y filo analítico, pero semejantes en resolución moral y talante político.

El ascenso del nazismo y del fascismo implicó nuevos desafíos, mientras en las filas de los comunistas anti-estalinistas (buena parte de ellos deportados o encarcelados en la URSS) se debatía sobre el carácter del Estado soviético, los alcances de la reacción burocrática y las perspectivas futuras del socialismo. Para algunos, la entronización de Stalin había acabado con las conquistas de octubre, mientras se desarrollaba una curiosa combinación de esclavitud y socialismo. Otros consideraban que lo que emergía en la Unión Soviética era un colectivismo burocrático, una nueva formación las atrocidades del estalinismo estaban comprometiendo  seriamente el futuro del socialismo, pero que pese a todo las bases socialistas del estado soviético –la propiedad pública de los medios de producción, el monopolio del comercio exterior, la planificación económica– permanecían en pie: una revolución política desde abajo (como pregonara Trotsky desde 1933) o una reforma desde arriba (como creía Deutscher) podrían reencauzar a los soviets por una vía auténticamente socialista.

Como sea, los avatares de la Segunda Guerra Mundial dieron nuevos bríos al comunismo. El triunfante Ejército Rojo llevó la revolución desde arriba a Polonia, Alemania Oriental, Hungría, Checoslovaquia, Albania, Bulgaria y Rumania. Y el empuje revolucionario desde abajo, en contra de los deseos y compromisos políticos de Stalin, realizó la revolución en China y Yugoslavia. El
mundo socialista se expandía de forma notoria mientras el capitalismo parecía ceder terreno tanto geográfica como políticamente: en el occidente desarrollado la coyuntura de posguerra llevó al poder a partidos obreros reformistas que implantaron o fortalecieron el Estado Benefactor.

Aunque la historia del socialismo no estaba exenta de ironías y paradojas, y aunque el modelo soviético tenía muchísimos déficit en su haber, el avance comunista era real.

En 1948 –ha escrito con agudeza Giovanni Arrighi– una sencilla extrapolación de las principales tendencias sociales y políticas delmedio siglo anterior indicaba un fin inminente del dominio del capital. Cada ronda de guerra generalizada y de lucha de clases daba lugar a avances considerables de la revolución socialista en la periferia y semiperiferia de la economía-mundo capitalista,así como del poder social y político del proletariado industrial de los países del centro de la misma. Si esas tendencias no se invertían, la única cuestión que quedaba por resolver no era la de si el capitalismo lograría sobrevivir, sino la de qué tipo de combinación específica de reformas y revoluciones provocaría su muerte.10

Pero las tendencias se invirtieron. Luego de la Segunda Guerra Mundial el mundo capitalista desarrollado conoció treinta años de crecimiento económico sin precedentes, en un contexto que permitía lo que sólo rara vez es posible en el capitalismo: el aumento conjunto y sostenido de ganancias y salarios. Partidos obreros reformistas –como el laborismo inglés, la socialdemocracia sueca o el socialismo italiano– alternaban en el poder (e incluso se mantenían en él indefinidamente elección tras elección), sin representar ninguna amenaza para el orden del capital. Al contrario, eran una suerte de garantía de lo que se dio en llamar el “pacto de posguerra”. En esta etapa, la Guerra Fría desplazó los enfrentamientos bélicos a los teatros asiáticos, africanos y sudamericanos. Europa conoció varias décadas sin conflictos militares, si se exceptúan las acciones armadas, débiles y focalizadas, de organizaciones nacionalistas (como IRA y ETA) o comunistas (Brigadas Rojas, Fracción del Ejército Rojo).

El crecimiento económico sostenido y las acciones redistributivas del “Estado Providencia” fungieron como un antídoto eficaz contra los impulsos revolucionarios del proletariado europeo, el cual, si bien en el pasado sólo esporádicamente había mostrado vocación revolucionaria, ahora parecía económicamente satisfecho y decididamente integrado a las estructuras sociales y políticas del capitalismo avanzado. Sin embargo, el prestigio ganado durante la resistencia antifascista había convertido a los partidos comunistas francés e italiano en poderosas organizaciones de masas, sólidamente implantadas en los sindicatos y capaces de mantener un importante caudal electoral. Aunque detenida y adormecida, la marea roja no había desaparecido por completo del escenario del capitalismo avanzado, y fácilmente podía pasarse por alto que ninguna corriente de la izquierda radical conseguía hacer pie en EE.UU., el nuevo centro hegemónico de la acumulación capitalista global.

Entre tanto, la URSS se había convertido en una superpotencia militar equiparable únicamente con EE.UU.11 Y el convulsionado Tercer Mundo ofrecía un fértil campo para la izquierda revolucionaria. Los fantasmas de la revolución habían sido conjurados por los hechiceros keynesianos sólo en el centro europeo-norteamericano del sistema capitalista mundial: en la periferia la historia era distinta. Allí florecían gobiernos nacionalistas o populistas con pocas conquistas radicales en su haber, pero capaces de negociar con la Unión Soviética y de despertar ira y temor entre los empresarios locales, los ejecutivos de las empresas multinacionales, y los funcionarios del gobierno norteamericano y de los organismos internacionales de crédito. También crecían en número e ímpetu numerosos movimientos de liberación nacional que luchaban por la descolonización y tendían a desplazarse hacia la izquierda. La política estadounidense de contención del comunismo daba resultados sólo a medias: un triunfo (Indonesia), un empate (Corea) y dos derrotas (Cuba y Vietnam). Los intelectuales marxistas, desencantados por las prácticamente nulas perspectivas revolucionarias en los países centrales, dirigían sus miradas al campesinado del Tercer Mundo, los movimientos de liberación nacional y las guerrillas latinoamericanas, que crecían como hongos tras el sorprendente y espectacular triunfo cubano. La antorcha de la revolución permanecía encendida, aunque su fuego ya no calentaba el corazón de los obreros que producían en el núcleo euro-norteamericano de la economía capitalista, y sus chispas –capaces todavía de desatar incendios en África, Asia y Latinoamérica– poco material combustible encontraban en los estados industrialmente más avanzados.

A finales de los años 1960, sin embargo, el clima insurgente que se extendía de forma dispar y con intermitencias pero claramente visible por toda la periferia, alcanzó fugazmente los bastiones europeo-norteamericanos. Los protagonistas de esta nueva oleada de radicalismo fueron los estudiantes: el Mayo francés, el Otoño Caliente italiano, las Revueltas de los Campus estadounidenses fueron todas obras suyas, aunque esporádicamente lograron unir sus fuerzas con las de los jóvenes obreros, como sucediera en Francia. La nueva insurgencia juvenil descolocó a los Partidos Comunistas occidentales. El PC francés, por ejemplo, se comportó como un partido del orden, más que de la revolución, durante las jornadas de mayo de 1968. Paralelamente, o un poco antes, una serie de revueltas contra la opresión soviética se desarrollaron en las llamadas democracias populares, hasta ser silenciadas a punta de cañón, como en Hungría y Checoslovaquia.

Si el marxismo hubiera sido sólo el marxismo oficial de los Partidos Comunistas, los sucesos de finales de los años 1960 lo hubieran colocado ante una crisis colosal. Pero el marxismo era mucho más que eso. Los pequeños grupos trotskistas y maoístas pudieron sumergirse con confianza en la marea de radicalismo juvenil, mientras repetían lo que venían sosteniendo desde mucho
tiempo atrás: el carácter contrarrevolucionario de los Partidos Comunistas y el tenor represivo de la URSS (los trotskistas); la línea derechista y oportunista de la política soviética (los maoístas). Además, aunque entre los estudiantes afloraban instintivos impulsos anarquistas, fueron intelectuales marxistas (Sartre, Marcuse) losque concitaron mayores auditorios y los que produjeron los mejores análisis del movimiento.

El marxismo, pues, estaba vivo, tanto en el terreno político cuanto en el intelectual. Pero las perspectivas de la revolución socialista se escurrían cada vez más. Cierto que allí estaban China y la URSS, dos colosos socialistas. Pero ese socialismo distaba mucho del imaginado por Marx, de los parámetros de justicia sostenidos por la intelectualidad marxista y –lo que es mucho más importante– de los deseos y anhelos de las masas laboriosas de los “estados obreros”. Las economías comunistas mostraban escaso dinamismo, y el tenor férreamente represivo de sus sistemas políticos hacía que cada vez más marxistas los miraran con escepticismo u hostilidad. La revolución mostraba más frescura en los climas tropicales que en la helada Rusia, pero conforme pasaban los años los méritos de las celebradas revoluciones china, cubana y vietnamita se hacían más y más pequeños. Con más apoyo popular, sus regímenes políticos eran menos represivos, pero permanecían dentro de unos parámetros muy alejados de todo lo que con un mínimo de justicia pudiera ser llamado “democracia socialista”. Y aunque su economía era relativamente igualitaria, el escaso desarrollo industrial las colocaba muy por debajo del centro capitalista, no sólo en cuanto a las tasas de productividad, sino también (aunque en menor escala y con logros impresionantes en relación a su pasado y sus vecinos) en lo tocante al nivel de vida que podían proporcionar a sus habitantes.

Por otra parte, la oleada de radicalismo juvenil de los años 1960 duró poco, y su alcance muchas veces fue sobreestimado por una izquierda europea ansiosa por contar con acciones revolucionarias en su territorio: el inolvidable Mayo francés proporcionó consignas para la izquierda que aún hacen fortuna, pero pocas semanas después de la toma de la Sorbona el derechista general De Gaulle se impuso cómodamente en las elecciones nacionales. América Latina –con la insoportable miseria y la increíble desigualdad que aún hoy la caracterizan– tuvo más aliento, pero las organizaciones guerrilleras que se nutrieron del impulso juvenil cosecharon escasos éxitos antes de ser casi invariablemente aplastadas por un terrorismo de Estado dispuesto a cualquier cosa para defender el status quo.

Ya en los setenta, mientras el mundo capitalista entraba en el crítico proceso que habría de llevar a las socialmente catastróficas reformas neoliberales, la Unión Soviética exhibía una economía estancada y una dirigencia que comenzaba a perder la fe en las virtudes de su sistema social. Entre tanto, el fracaso del llamado euro-comunismo –como convincentemente argumentara Anderson– hizo entrar en crisis al marxismo intelectual italiano y francés.

Lo ocurrido desde 1989 para acá –disolución de la URSS, hegemonía del neo-liberalismo– ha dado el golpe de gracia a unos experimentos socialistas desde antaño sumamente cuestionados y criticados incluso dentro de la tradición marxista: el modelo de socialismo estatista autoritario que se impuso en el siglo XX ya casi no tiene defensores.

El colapso del “comunismo” representó, empero, algo más que su propia caída: implicó crisis, desprestigio y desorientación para el conjunto del socialismo y para el marxismo en general. La caída de la URSS no fortaleció a ninguna corriente marxista disidente. Las razones no son difíciles de apreciar: durante siete décadas los llamados “socialismos reales” constituyeron la única alternativa existente a la economía capitalista;12 su extinción inevitablemente habría de afectar a la idea misma de socialismo, al menos en el corto plazo.

Los últimos años del siglo XX presenciaron la hegemonía política del neo-liberalismo, mientras la economía capitalista –no exenta de crisis, por cierto– señoreaba triunfante y sin enemigos a la vista. Los ladrillos del muro de Berlín enterraron a casi todos los partidos comunistas –lo cual era de prever– pero también golpearon y aturdieron a las otras corrientes socialistas militantes. En el lenguaje político actual trotskismo, maoismo, bujarinismo, anarquismo, consejismo o luxemburguismo suenan como voces de
ultratumba; remiten a un tiempo pretérito.

Así, pues, la llegada del siglo XXI encontró al marxismo diezmado políticamente. Los Estados que invocaban a Marx como su inspirador doctrinal han caído uno tras otro, y los que a duras penas sobreviven lo hacen renegando de sus tradiciones marxistas y de sus compromisos revolucionarios y socialistas. La socialdemocracia hace ya tiempo que abandonó sus últimas veleidades marxistas (y revolucionarias) para pasar a ser simplemente partidaria de un reformismo cada vez más aguado y timorato.

La caída del comunismo, pese a todo, sólo indirectamente afecta al marxismo intelectual y a los marxismos prácticos disidentes. No se puede hacer a un lado que lo mejor de la producción intelectual marxista se produjo fuera y en contra de los marxismos oficiales, al tiempo que no toda la práctica política adoptó la forma del estalinismo o similares. De hecho, lo más original y perdurable de la producción marxista posterior a la Segunda Guerra Mundial (y quizás desde antes) fue elaborado fuera del mundo soviético, por intelectuales que no eran miembros de los partidos comunistas (o se hallaban en tirante relación con la dirigencia) y muchas veces como crítica de los “socialismos reales”. La historia intelectual del marxismo es cualquier cosa menos la suma de alabanzas y apologías del sistema soviético. Las críticas a los “socialismos realmente existentes” formuladas por intelectuales marxistas de las más diversas corrientes y el compromiso con la democracia socialista, mantenido con mayor o menor firmeza, son jalones que no se deberían olvidar.

Tampoco en el terreno de la práctica todo fue uniformemente estalinismo. Aunque la hegemonía de los partidos comunistas fue mayor en este terreno que en el campo más estrictamente intelectual, siempre existieron organizaciones políticas disidentes. El trotskismo es sin dudas el ejemplo mayor, pero también es justo mencionar a la tradición luxemburguista, a los consejistas y a organizaciones como el POUM español, quizás el partido más difamado y menos comprendido de la tradición revolucionaria.

Pese a ello, ninguna organización política marxista dispone hoy de una capacidad de acción equiparable a la de antaño. Y si bien en parte esto debe ser inscripto dentro de un fenómeno más general del campo de la izquierda, existen indicios de que los nuevos movimientos político-sociales izquierdistas no tienden a considerarse a sí mismos como marxistas. El fracaso de los marxismos que alcanzaron el poder es la clave de este proceso, pero es indudable que arrastraron en su caída a sus adversarios.

Desafíos intelectuales

En el campo intelectual el retroceso también es indudable, aunque menos pronunciado. Aún así, la situación dista de ser tranquilizadora para quienes aún pretendemos mantener algún tipo de fidelidad a la vasta tradición inspirada en Marx. La sombría panorámica del campo intelectual que trazara Perry Anderson en el año 2000 podrá resultarnos desagradable, pero es indudablemente válida:

Todo el horizonte de referencia en el que se formó la generación de la década de 1960 prácticamente ha sido barrido del mapa: los hitos del socialismo reformista y revolucionario por igual. A la mayoría de los estudiantes, la lista de los nombres de Bebel, Bernstein, Luxemburgo, Kautsky, Jaurès, Lukács, Lenin, Trotsky, Gramsci les resulta hoy tan remota como una lista de obispos arrianos… La mayor parte del corpus del marxismo occidental ha quedado también fuera de la circulación general: Korsch, el Lukács de Historia y conciencia de clase, casi todo Sartre y Althusser, la escuela de Della Volpe, Marcuse. Lo que mejor ha sobrevivido es menos directamente político: en lo esencial, la teoría de la Escuela de Frankfurt del período de posguerra y algunas obras escogidas de Benjamin. En nuestro país, Raymond Williams ha sido arrinconado, casi como Wright Mills en los Estados Unidos hace veinte años; Deutscher ha desaparecido; el nombre de Miliband habla de otro tiempo.13

En qué medida este repliegue se debe a razones teóricas y en qué medida a razones prácticas es difícil de decidir. La oposición más o menos virulenta que la mayor parte de los intelectuales marxistas mantuvo durante las últimas décadas del siglo XX contra los Estados comunistas dificultó asociarlos con su caída; y el carácter sólo indirectamente político de la mayor parte de esta
producción la hacía relativamente inmune a las desventuras prácticas. Pero es sabido que la relación entre las ciencias sociales y la política es especialmente estrecha, y que las modas son las modas, incluso en el terreno intelectual. Mucho de lo que hoy se escribe bajo la forma de la crítica o la refutación de Marx, unas décadas atrás podría haberse presentado como una nueva interpretación de su pensamiento. Si en el pasado el marxismo pudo incorporar a su universo al positivismo y al kantismo, al existencialismo y al estructuralismo, no son evidentes las razones teóricas por las que los aportes contemporáneos del feminismo, el ecologismo o el deconstruccionismo14 no podrían ser subsumidos. Una vez más, nos topamos con condicionamientos políticos para el desarrollo (o abandono) de la teoría.

Pese a todo, la teoría marxista afronta en la actualidad desafíos inexistentes en el pasado, y que afectan sustancialmente a sus núcleos teóricos antes que solamente a sus connotaciones políticas. Las obras de Anthony Giddens, Michael Mann y W. G. Runciman contienen teorías de la evolución social que compiten en alcance con el materialismo histórico de Marx, al tiempo que disponen de un enfoque que es tanto histórico como globalmente materialista. El materialismo histórico de inspiración marxista ha perdido el antiguo privilegio de ser la única teoría del desarrollo social “que ha producido un conjunto de instrumentos analíticos a la vez lo suficientemente general y lo suficientemente diferenciado como para integrar las sucesivas épocas de la evolución histórica y sus estructuras socioeconómicas características en una narración inteligible”.15 Durante décadas el marxismo no tuvo en este terreno rivales de fuste. Ni siquiera la obra de Weber podía competir de igual a igual. Esta situación ha cambiado desde los años 1980, con el desarrollo de la sociología del poder de Mann y de la teoría de la estructuración de Giddens.

Paralelamente, la influencia del “giro lingüístico” ha dado potentes bríos a un variopinto conjunto de tendencias intelectuales muy poco preocupadas por las narrativas globales, las macro explicaciones, la verificación empírica y el contenido referencial del lenguaje. O mejor dicho, sólo le interesan esos tópicos –fundamentales para Marx y para el grueso de la tradición marxista tanto
como para los actuales practicantes de la sociología histórica, Mann y Runciman incluidos– como objetos de una crítica deconstructiva que reniega de los grandes relatos, considera a la verificación empírica una ingenua reliquia positivista, y defiende una concepción rabiosamente anti-referencial del lenguaje. La generosa bandera del posmodernismo ha cobijado a todas estas corrientes, que en el seno de la izquierda han dado lugar a la emergencia del posmarxismo. Desarrollado por intelectuales que fueron marxistas y que ahora entienden que ese paradigma debe ser abandonado, el posmarxismo representa un desafío profundamente diferente al que encarnan las teorías de

Mann, Runciman y Giddens. Mientras que el desafío de estos últimos está planteado en un campo que bien podríamos denominar teorías científi cas históricas y materialistas, el pos-marxismo libra su combate en un campo que, a riesgo de pecar de esquemático y bajo promesa de justificación ulterior, denominaré filosofía idealista. Curiosamente, las teorías de Mann, Giddens y Runciman –quienes nunca se consideraron o fueron considerados marxistas– comparten con la mayor parte de las tradiciones marxistas un mismo lenguaje, un cúmulo de supuestos comunes y un mismo objetivo intelectual: la explicación histórico-sociológica en gran escala (espacial y temporal). Por el contrario, el pos-marxismo de Ernesto Laclau –a quien tomaré como marco de referencia en este terreno– supone una ruptura casi completa con ese lenguaje, con esos supuestos y con esos objetivos. Representa un paradigma iferente; tan profundamente diferente que el primer problema a abordar es cómo establecer un diálogo entre ambos. Un diálogo, se entiende, que no sea de sordos. El problema, como se verá, no es de sencilla solución.

Otra característica del posmarxismo es su deriva política. El rechazo del marxismo por muchos de sus antiguos seguidores ha sido un fenómeno recurrente; pero en la mayoría de los casos la ruptura conducía políticamente hacia la derecha. Los pos-marxistas, en cambio, en muchos casos permanecen fieles a lo que entienden es una política de izquierda; pero consideran que se debe trascender y superar las barreras del marxismo. En el contexto histórico en el que actúan –caracterizado por un desplazamiento global hacia la derecha y por la aparente disolución de las perspectivas revolucionarias que parecían tan inminentes en los años sesenta–pueden reclamar con todo derecho que el suyo es un pensamiento los fundamentos teóricos del materialismo histórico.

Demarcaciones

Al llegar a este punto se torna indispensable desbrozar el terreno. Si se acepta que siempre hubo muchos marxismos, ¿tiene sentido indagar las encrucijadas en las que se encuentra algo tan inasible? Más en general, ¿qué puede significar ser marxista hoy, ya entrado el siglo XXI?

Es muy tentador abandonar etiquetas que ya no están de moda y que muchas veces remiten a prácticas que no aceptamos. Pero lo importante no son las etiquetas. El desafío intelectual de los izquierdistas del siglo XXI consiste en analizar las causas de los indudables fracasos de los intentos emancipadores del siglo XX, y avizorar los senderos por los que las luchas sociales del nuevo siglo podrían desembocar en resultados diferentes.

Si vamos a hablar de las encrucijadas en las que se encuentra el marxismo es indispensable definir mínimamente qué entendemos por tal. Empero, como el lector ya habrá advertido, no tengo ninguna definición precisa. Así como lo que tienen en común los miembros de muchas nacionalidades es únicamente el vivir en un mismo Estado y un pasado supuestamente compartido (no siempre
muy prolongado), lo que los marxistas tenemos en común es una inspiración político-filosófica-intelectual que se origina en Marx, y un pasado, una tradición. Desde luego, la historia del marxismo ha estado teñida de disputas respecto de cuál es la “verdadera” interpretación de los escritos o las intenciones del maestro, y por consiguiente de esfuerzos por establecer dónde comienza y dónde termina el marxismo, qué ideas le son propias y cuáles no. Aquí no se hará ningún esfuerzo semejante. La obra de Marx es lo suficientemente amplia, contradictoria incluso, como para permitir interpretaciones tan disímiles como legítimas. Y si el marxismo es algo vivo, y no una doctrina muerta, es indudable que debe desarrollarse y que tales desarrollos serán en gran medida imprevisibles, y sin lugar a dudas que irán más allá, mucho más allá, de adonde hubieran podido ir Marx o Engels en el siglo XIX. Aún así, si vamos a escribir sobre el marxismo o los marxismos debemos establecer un mínimo de precisión acerca de qué estamos hablando. La solución más sencilla –pero engañosa– es considerar marxista a toda organización o individuo que así se haya considerado a sí mismo.
El problema es que ideas, teorías y prácticas semejantes entre sí se han desarrollado considerándose interiores o exteriores a la tradición marxista. Incluir dentro del marxismo y de sus problemáticas solamente a quienes se hayan considerado marxistas tiene el inconveniente de hacer a un lado a pensadores y organizaciones que han desarrollado teorías o prácticas muy semejantes a las de muchos de quienes se consideran a sí mismos marxistas; al tiempo que puede conducir a sobredimensionar la importancia de algunos intelectuales que se han considerado marxistas a sí mismos, pero cuya afinidad con Marx es muy escasa. Muchas de las concepciones teórico-sociológicas de Giddens, por ejemplo, no se hallan muy lejos de las de algunos marxistas contemporáneos (como E. O. Wright); y muchas organizaciones o tendencias políticas socialistas no diferían demasiado de los postulados de algunas corrientes marxistas, así fuera “heterodoxas”. ¿Cómo salir de este círculo vicioso? La solución que propongo es considerar al marxismo –y
a partir de aquí cuando se diga marxismo se hará referencia a la pluralidad de los mismos– como algo más y menos vasto que la tradición socialista. Menos, porque no todo el socialismo ha sido marxista; aunque en el siglo XX el marxismo fuese hegemónico. Más, porque el marxismo no es sólo un movimiento político, sino también un conjunto de hipótesis teóricas sobre la historia de la humanidad y sobre el desarrollo del modo de producción capitalista en particular. Por consiguiente el marxismo es también algo más y algo menos que una ciencia de la historia: más, porque tiene una aspiración política práctica; menos, porque es una teoría entre otras. En resumidas cuentas, acepto gustoso las siguientes consideraciones de Jon Elster:

El marxismo se define principalmente por […] dos rasgos. Primero, la creencia en que la alienación y la explotación impiden a los seres humanos vivir bien y que su supresión es no sólo deseable sino factible. O como mínimo, que no se ha demostrado queno sea factible suprimirlas. Segundo, el marxismo se caracteriza por unos pocos supuestos teóricos fundamentales sobre la estructura y el desarrollo de las sociedades que hacen hincapié en la interrelación entre los derechos de propiedad, el cambiotécnico y la lucha de clases. De éstos, el primer elemento, de carácter normativo, constituye el sine qua non del marxismo. El segundo elemento, de carácter explicativo, puede ser modificado y revisado hasta cierto punto sin pérdida de identidad. Sólo hasta cierto punto, sin embargo, puesto que la propia teoría normativa tendría que ser abandonada si se demostrara que las propuestas marxistas son radicalmente imposibles […]16

El marxismo –y esto podría ser considerado, sin forzar demasiado las cosas, como lo más distintivo de la tradición– tiene una dimensión política y una dimensión científica; y ambas se hallan recubiertas por una cierta concepción filosófica más general, una concepción del mundo, si se quiere, que predica un enfoque teórico distintivo (materialista y dialéctico, como se ha repetido hasta el hartazgo), como así también un determinado posicionamiento ético. Creo que la combinación de política, ciencia y filosofía es inherente a Marx, y que la mayor parte de los marxismos militantes y de los marxistas teóricos se han movido en un plano semejante (aunque, evidentemente, los grados de énfasis en las distintas dimensiones han sido harto disímiles).

Elías Palti, en un escrito reciente, ha distinguido entre las verdades y los saberes del marxismo.17 La verdad tiene un carácter eminentemente ético-político. El saber, en cambio, se refiere a lo teórico-cognitivo. En la actual coyuntura de crisis varias opciones son posibles. Los dogmáticos más obtusos seguirán reafirmando la total vigencia de todas las verdades y todos los saberes; un posicionamiento que no merece ni siquiera la crítica. Otros reafirmarán las verdades (el socialismo, la igualdad, la solidaridad, la planificación), mientras renuncian al grueso de los saberes. Algunos encontrarán validez cuando menos parcial en los saberes, pero desecharán la verdad del marxismo. Ninguno de estos senderos será seguido en esta obra. Aquí se ensayará una reflexión crítica sobre las verdades y los saberes del marxismo, desde una perspectiva que tanto reafirma su solidaridad con la concepción materialista de la historia y con el socialismo, cuanto procura hacerse cargo de sus fracasos, falencias, contradicciones y puntos ciegos. Intento rescatar del naufragio los valiosos tesoros que contiene la tradición marxista, pero especialmente busco desarrollar lo que entiendo es el núcleo de la concepción materialista de la historia, para hacer frente a desafíos sin precedentes. Esta vía de pensamiento es claramente de inspiración andersoniana.18 Yo rechazo las dos reacciones más típicas de la izquierda tradicional ante la crisis descomunal en la vamos a llevarnos bien con él”. El consuelo consiste en “alimentar ilusiones acerca de fuerzas imaginarias”. Con todo, las presentes páginas son también, en parte, un intento de atisbar eventuales grietas en las que se pueda colocar una cuña
revolucionaria capaz de desplazar al capitalismo. Intento hallar vías que nos permitan sortear la tercera reacción posible contemplada por Anderson –aunque esta vez en una piadosa nota a pie de página–: la resignación, definida como “un reconocimiento lúcido de la naturaleza y del triunfo del sistema, sin pretensiones de adaptación ni ilusiones vanas, pero también sin fe alguna en las posibilidades de cualquier alternativa”.19 He procurado, finalmente, que el realismo intransigente –la actitud que Anderson recomienda a los intelectuales de izquierda– oriente estas páginas: “Intransigente en dos sentidos: negándose a toda componenda con el sistema imperante y rechazando toda piedad o eufemismo que puedan infravalorar su poder”.20

No será encerrándose en sí mismo, refugiándose en estrechos muros, como el marxismo logre pasar la prueba de los tiempos y continuar siendo un cuerpo intelectual vivo y productivo. El enclaustramiento es más bien la vía que asegura la aniquilación. La vitalidad de la tradición debería medirse por su capacidad para mantener un diálogo abierto con otras corrientes contemporáneas, y, sobre todo, por su capacidad para apropiarse crítica pero no eclécticamente de ellas. Aunque ciertamente difícil, la situación
actual no es desesperada. Las fortalezas del capitalismo y las debilidades del socialismo nos resultan hoy pasmosamente evidentes. Pero ello no significa que el marxismo se haya derrumbado como guía para comprender lo que sucede en el mundo. Ciertamente no puedo coincidir con Elías Palti cuando sostiene que “si el marxismo se revela inútil como herramienta para controlar y transformar la realidad, lejos de afirmarlo como saber, ello obliga a admitir que toda su teoría estaba errada (afirmar lo contrario equivaldría al caso del médico que informa a los familiares del paciente que la operación fue un éxito completo aunque aquél lamentablemente murió)”.21 Esta conclusión sólo sería válida si no existiera ninguna diferencia entre conocimiento teórico y acción práctica; pero las diferencias existen. Y en cuanto a la analogía médica, no hay razón para invalidar los saberes de un médico que diga a los parientes
del enfermo: “podemos diagnosticar la enfermedad, predecir su evolución y en parte calmar sus dolencias; pero de momento no disponemos de cura”.

Se podría objetar, con todo, que seguir hablando del marxismo y de sus encrucijadas es conceder demasiado a una concepción personalista que busca dogmáticamente un maestro que nos guíe. Acaso fuera mejor bucear por separado en las dilemáticas aguas políticas del socialismo (no sólo marxista), y en las de la teoría de la historia (nuevamente, no sólo marxista). ¿Por qué no hacerlo, si se acepta que entre teoría y práctica la relación no es habitualmente demasiado estrecha y nunca mecánica? ¿Por qué no hablar de socialismo, por un lado, y de materialismo histórico por el otro? ¿Por qué no abandonar el nombre de marxismo, que quizás concede demasiado a una única persona? Es posible, ciertamente, dejar de hablar de marxismo. Pero olvidar la etiqueta no es lo mismo que abandonar la problemática. Aunque mucho me temo que el abandono de la primera es muchas veces un subterfugio para hacer a un lado la segunda. El compromiso teórico con el marxismo implica, según lo entiendo, realismo para comprender las vías por las que la utopía socialista podría abrirse camino. Renunciar al realismo o renunciar a la utopía son dos formas simétricas de destruir el clásico equilibrio de Marx. Mantener la fidelidad a la doble inspiración utópico-realista no es, desde luego, garantía de nada. Si el equilibrio entre estos dos polos es posible y fructífero, eso es algo que deberá ser demostrado, no afirmado ciegamente. Quien esto escribe, en todo caso, está convencido que se trata de un sendero que sigue siendo legítimo explorar.

Esta obra trata sobre el marxismo, y lo trata no como cosa del pasado sino como un movimiento presente y viviente, aunque indudablemente malherido. Plantear las encrucijadas en las que se encuentra es la ocasión de proponer algunas vías de salida, modestos intentos para avanzar. Es, por ende, un escrito sobre el marxismo escrito desde el marxismo. Es, por supuesto, un escrito sobre el socialismo (nuevamente, escrito desde el socialismo), que parte de aceptar que no todo el socialismo es o ha sido marxista, y que no prejuzga que la razón haya estado siempre del lado de los marxistas. Es, también, un escrito sobre la historia y sobre la teoría de la historia, que tampoco prejuzga que siempre hayan sido los historiadores y teóricos marxistas quienes llevaron la razón de su parte, aunque, como se argumentará por extenso, considero que es en la tradición del materialismo histórico en donde hallaremos los mejores elementos teóricos para pensar y explicar la historia. Si este escrito y su autor deben ser considerados marxistas, lo es en el preciso sentido de aquella peculiar unión entre la ciencia (la historia y la economía), la política (el socialismo revolucionario) y la filosofía (la auto-emancipación del proletariado que conduciría a la auto-emancipación humana) que ha sido algo así como el hilo rojo, todo lo retorcido que se quiera, que unifica a la mayor parte de los marxistas. Me reconozco marxista porque considero al socialismo como un orden social alternativo al capitalismo basado en la propiedad colectiva de los productores asociados sobre los medios de producción, cuya condición de posibilidad se halla inscripta en algunos contextos históricos (no en todos); y porque intento basar la práctica política en un análisis científico de la realidad social. Esta combinación ha sido, a lo largo del tiempo, el rasgo distintivo del marxismo.

Es cierto que el dogmatismo ha hecho estragos en buena parte de la tradición. Hay marxismos y marxistas de los que deberíamos avergonzarnos. Pero hay muchos otros que todavía siguen siendo una fuente de ideas y de inspiración. Si me reconozco marxista, es por la sencilla razón de que las personas que más han influido en mi pensamiento y en las páginas que siguen han sido o se han considerado marxistas: Isaac Deutscher, Manuel Sacristán, Geoffrey de Sainte Croix y Perry Anderson; además, desde luego, del propio Karl Marx. Existe en todos ellos un doble compromiso con el rigor científico y con la firmeza política, con el realismo para interpretar el mundo y la pasión por cambiarlo. Este doble compromiso es el que orienta estas páginas. Por ello creo que es un libro marxista, aunque poco importen las etiquetas, aunque Marx haya sido el primero en decir que él no era marxista. Realismo revolucionario, ciencia y revolución; a esto se le ha llamado tradicionalmente marxismo. Aquí se le seguirá denominando de la misma manera. Los lectores y lectoras pueden llamarlo como quieran.

Leave a Reply

*

captcha *